Planificación Curricular

Pensamos que nuestro sistema educativo se encuentra muy lejos de tener la capacidad de responder a las necesidades de una sociedad cambiante que enfrenta retos que cada vez se hacen más desafiantes. Los programas curriculares, a pesar de la evidencia que sugiere cambios drásticos, se mantienen enfocados en la información y los datos, y en modelos que asumen uniformidad en los estilos de aprendizaje. Lo anterior sin tomar en consideración las capacidades y talentos particulares de cada estudiante.

Y que los retos y desafíos que enfrentan las nuevas generaciones requieren de sistemas educativos que respondan adecuadamente a las necesidades.  La creciente complejidad de estos desafíos requiere de nuevos valores y principios así como el desarrollo de capacidades y competencias acordes con estas nuevas realidades.

En general la aplicación de la tecnología a los procesos educativos continúa siendo un reto para la educación. Se esperaría que el uso de tecnología genere un impacto significativo en los niveles de comprensión de las ciencias sin embargo los resultados indican un panorama muy distinto al deseado.
Históricamente se mantienen altas inversiones en equipo que no se ajusta a los requerimientos del proceso de enseñanza y aprendizaje de las ciencias. Existe una tendencia preocupante de introducir tecnologías en el ámbito educativo basándose en la novedad y en el atractivo del momento. Existe un vacío entre la tecnología disponible y los procesos educativos debido a la falta de integración sistemática.

El laboratorio de cómputo sigue siendo considerado como la solución tecnológica apropiada mientras que en las aulas escasean herramientas que generen verdadero impacto en los niveles de compresión de los estudiantes. El uso de PC’s, notebooks y tablets se reduce a la enseñanza de destrezas operativas más que cognitivas. A pesar de los grandes avances en tecnología el impacto en la educación sigue siendo mínimo o casi nulo debido a la falta de procesos serios y sistemáticos que se orienten a investigar, implementar y evaluar el uso de la tecnología en la educación.

Es por eso de que el uso de estos recursos debe ser mesurado y sobre todo planificado y no creer que este tipo de herramientas potenciarán por si solas el aprendizaje de los estudiantes, cuando más bien uso inteligente y mediado por el docente es la clave. Por estas razones se deben encontrar las mejores maneras de integrar el uso de la tecnología en los procesos de aprendizaje se proponen varios elementos. En primer lugar es necesario generar espacios de investigación, reflexión, y aprendizaje, cuyo objetivo debe ser el revisar de forma sistemática las tecnologías disponibles y la mejor manera en que estas pueden integrarse. Para que esto sea posible debe darse una revisión del programa educativo y de los recursos que mejor se ajusten a los diversos temas. La meta debe ser siempre el mejorar los niveles de comprensión y el desarrollo de capacidades.

Identificando las posibles herramientas tecnológicas y los temas de aplicación, lo que sigue entonces es aplicar programas piloto de prueba y verificación para luego promover su implementación formal. Luego de implementado sería ideal el evaluar el impacto en el proceso de aprendizaje.

Hemos desarrollado propuestas curriculares como la incorporación de la etnocultura al programa del Kinder Comunitario, ubicado en la región de Telire en Talamanca, Costa Rica, así como la asociación curricular en los programas de estudio del Ministerio de Educación de Pública de Costa Rica de Física, Química y Biología a nivel de secundaria, así como con colegios que se basan el programa de Bachillerato Internacional, con el equipo de tecnología educativa de carácter científico que distribuimos.

De igual forma con los programas de cursos de universidades públicas como la Universidad de Costa Rica, Universidad Estatal a Distancia y Universidad Nacional, universidades privadas en cursos de Física, Fisiología (vegetal, animal y humana), Ciencias de la Salud, etc., con el equipo de tecnología educativa de carácter científico que distribuimos. Así además hemos desarrollado programas de cursos tanto de STEAM como de Emprendimiento.

Todo lo anterior considerando una serie de capacidades que se deben fortalecer en los estudiantes, como las siguientes:

  • Investigación y desarrollo de soluciones en tecnología educativa.
  • Pensar y actuar de forma sistémica entendiendo la dinámica de causa y efecto.
  • Reflexionar y aprender de las experiencias.
  • Poseer una visión de un mundo en proceso de cambio
    oportunidades y peligros.
  • Leer efectivamente la realidad y el entorno.
  • Expresar las ideas con claridad y transparencia.
  • Consultar y trabajar en equipo valorando las capacidades, talentos y opiniones de los demás.
  • Evitar prejuicios de toda clase.
  • Utilizar recursos materiales/naturales efectivamente y de forma razonable.
  • Promover la justicia y la equidad.
  • Establecer lazos de amistad.
  • Superar pruebas y dificultades con determinación y firmeza de carácter.
  • Tener actitud de servicio a los demás y promover el beneficio común.

La mayoría de nuestras líneas de investigación convergen con la de Planificación Curricular, ya que es esencial que cualquier recurso que se vaya implementar como recurso del proceso de enseñanza y aprendizaje sea acorde y consecuente con los contenidos curriculares, evaluativos y demás aspectos administrativos del mismo.